Biografia

Luis Royo, dark studio photographyLuis Royo nace en 1954 en Olalla, un pueblecito de Teruel (España). Cursa estudios de Delineación, Pintura, Decoración e Interiorismo. A partir de 1972 empieza a pintar y expone en diversos foros. En 1979 inicia su andadura como dibujante de cómic publicando en las revistas del momento. En 1983 pasa a basar su obra en la ilustración y no tarda en triunfar internacionalmente. Es donde cosechará sus mayores éxitos. Lo hace de la mano de la agencia y Editorial Norma, que distribuye su obra por todo el mundo. A partir de 1992 aparece su primer libro, Women, al que siguen Malefic, Secrets, III Millennium, Dreams, la trilogía Prohibited Book, Evolution, trilogía Conceptions I, Visions, Fantastic Art, Subversibe Beauty, etc. A estos títulos hay que añadir la publicación de series de cartas para coleccionistas, portafolios, pósteres y cartas de tarot. La creciente popularidad de sus imágenes hace que éstas puedan contemplarse también en postales, calendarios, juegos de cartas, camisetas, carátulas de discos, videojuegos, alfombrillas de ordenador, esculturas etc. A partir de 2004 comienza a trabajar en libros acompañados de sus estudios o sus propias historias, transformando su carrera de ilustrador en autor multidisciplinar con libros como The labyrinh Tarot, Dome, Dark Labyrinth, Dead Moon, Dead Moon Epilogue o el extenso proyecto multimedia Malefic Time.

Con ésta abundante producción, Royo se convierte en un auténtico fenómeno de masas. Sus libros conocen numerosas ediciones y se vierten al francés, alemán, inglés, italiano, ruso y portugués. Revistas como Stampa, Airbrush-Action ó Penthouse le dedican reportajes en sus páginas. Festivales, galerías de arte o tiendas especializadas organizan continuamente exposiciones y homenajes. Ha realizado portadas de libros para grandes autores y recibido entre otros, los premios Silver Award Spectrum (Estados Unidos), CartooMics (Italia) El Peregrino (Rusia).

El éxito de Royo no es sino el reconocimiento de una obra original que ha venido a revolucionar el mundo de la ilustración. Especialmente interesado por los temas fantásticos, también ha abordado otros ámbitos como el western, el pasado histórico o las portadas románticas. Pero, más allá de los contenidos, su estilo, inconfundible, respira fuerza y al mismo tiempo irradia una frágil y casi mística transparencia. Su tratamiento de la figura humana, especialmente de las mujeres, dota a los cuerpos de una contundencia que, lejos de resultar pesada, refulge. Su manejo del color, desde las gamas más saturadas hasta los despojados contrastes de grises con algún toque de intenso cromatismo, contribuye a crear ésa aureola de fascinación que invita a entrar en sus paisajes.

Pero el estilo de Royo, a pesar de mantenerse fiel a unas constantes, también refleja una clara evolución. Basta con hacer un recorrido cronológico por su obra para comprobar las variantes que han ido refinando su estética y reforzando el tono cada vez más poético de sus composiciones. La aparente sencillez de sus dibujos se sustenta en una compleja y muy estudiada trama de recursos. La permanencia en la primera línea de la ilustración e incluso el incremento de sus éxitos es el resultado de una constante, sutil y muy eficaz experimentación.

Royo ha hecho del mito de la Bella y la Bestia uno de sus principales motivos, llevándolo desde el horror hasta el lirismo. En cualquier caso e independientemente del tema abordado, sus personajes se sitúan siempre a medio camino entre lo épico y lo erótico. Sus carnes están atravesadas por el desafío maculadas por la amenaza, y por eso resultan mucho más excitantes. Y es que, como Royo muy bien sabe, el sexo adquiere mayor lascivia cuando a su alrededor flota el fantasma oscuro de la muerte.

En la mirada de sus personajes hay un destello que los coloca al borde de la tragedia, como si desde su posición congelada atisbaran un destino tan cruel como atractivo. Aferrados a su arma, esperan el próximo ataque. Están tensos y por los músculos les corretea esa fuerza que los hace más bello y dramáticos. Dentro de un momento puede que ya no estén y ahí y hayan desaparecido devorados por el peligro que les acecha. Pero ese futuro inmediato ya no interesa a Royo. Él los retrata en ese penúltimo instante, el más revelador del alma del héroe.

– Antonio Altarriba

AUTOBIOGRAFIA

Una autobiografía es un buen lugar para intentar explicar el porqué y el cómo de todo este trabajo, y creo que quien ha llevado a cuestas estos sueños y fantasías podrá deciros algo sobre el tema. También es cierto que alejarse de uno mismo y observarse como un insecto pinchado en un alfiler resulta complicado. Pero haremos un esfuerzo. Quizás en forma de cuento sea la mejor manera de salir unos instantes de uno mismo y poder llegar incluso a los orígenes.

Luis Royo, surrounded by books studio photoEL NIÑO DE LA VENTANA

Era un país gris, con largos inviernos, con las caras y estómagos tristes y los abrigos pelados y mustios de una posguerra.

Un niño que acababa de cumplir siete años descubrió ese día su existencia. Acababa de mudarse de casa con su familia. Su hogar hasta ahora había sido un entresuelo de un viejo edificio, en el casco antiguo de la ciudad. Era húmedo, con una sola ventana que daba a un pequeño patio de luces. Un lugar del que no encuentra ya en su madurez casi ninguna imagen agarrada al recuerdo. Aquel día de su séptimo cumpleaños se trasladaron a la vivienda de una portería, un octavo piso en un barrio nuevo. Era un pequeño piso de no más de 30 metros cuadrados, pero al entrar a una de las habitaciones descubrió una ventana por donde llegaba la panorámica de casi toda la ciudad. En ese momento, con los ojos perdidos en el horizonte, fue consciente de su existencia.

Fue un día grandioso, pero la noche se cobró su revancha y recordó los ventanales de la escuela llenos de saetinos que daban al patio de recreo y que dejaba atrás. Unos ventanales donde, junto a otros niños, calcaba figuras. Aquella maestra, a la que no le gustaba el esfuerzo de enseñar lecciones y los entretenía dándoles un dibujo y una hoja en blanco para calcar, era para el niño de la ventana una Diosa. Pasaba hora tras hora junto a sus compañeros, pegado al cristal, y nunca se había sentido tan bien como en aquellos ratos que veía aparecer en las hojas en blanco una figura tras otra, naciendo del lápiz que movía con sus dedos. Cada mañana, le llevaba en secreto el caramelo que le compraba su madre para que no llorara al ir al colegio. Le regalaría el mundo entero a aquella Diosa que sabía cómo hacerlo feliz.

Los años pasaron con los ojos colocados en ese horizonte urbano, revoloteando por los puntos oscuros de las miles de ventanas de la ciudad, incluso inventando personas y mundos imaginarios para cada uno de aquellos puntos negros. Llegó la adolescencia y esa juventud que buscaba cada sábado que su cabeza estallara con la música. Una de aquellas noches, cuando ya la vieja discoteca comenzaba a quedarse vacía, sentado en un rincón con los ojos ensangrentados por el alcohol, se le recortó entre los muros y las luces multicolores de la pista una ventana que despertó todos sus anhelos. En el centro de esa ventana, una muchacha de no más de dieciséis años bailaba al ritmo de la música, y su cortito vestido de campana descubría con los movimientos un poco de sus braguitas blancas. De nuevo, el mundo apabullante le llegaba por una ventana, aunque esta vez fuera una ventana de luces psicodélicas. Pasaron meses de insistencia y conquista, hasta que un día formó pareja con la chica de las bragas blancas, y después de rodar por buhardillas sin ventanas, con la dedicación constante de llenar de dibujos y pinturas los blancos de cientos de papeles y lienzos, llegó un hijo, y tuvieron que ir a parar a un pequeño piso de los barrios más lejanos, ya al límite de la ciudad. Allí, de nuevo, una ventana le devolvió al mundo gris, cuyo horizonte estaba silueteado de talleres y chimeneas. Colocó un gran lienzo en la habitación, dibujó una retícula en el cristal y, como cuando era niño, calcó y pintó en gris la triste ciudad. A su hijo, que iba creciendo poco a poco, le colocó una pizarra en la pared, para que también fuera imaginando, y ambos pasaron años en la habitación de tres ventanas: la real, con vistas de humo de chimeneas de fábrica; la blanca del papel para la fantasía; y la negra de la pizarra para el emerger de la potente imaginación de un niño.

Los dibujos y pinturas fueron llenando cajones, y los lienzos apilados dejaban cada vez menos espacio libre en aquella casa. Un día, aquellos dibujos comenzaron a aportar dinero a la familia, y así pudieron cambiar de residencia, para vivir cerca de una playa y poder ver en el horizonte cómo el cielo besaba a la mar. Pero ya los ojos habían perdido la capacidad de mirar tan lejos, pues se habían acostumbrado a vivir atrapados en los papeles y lienzos blancos, obsesionados en convertirlos en miles de imágenes que ya se publicaban en diferentes lugares. La ventana era ese papel en blanco que le podía transportar una y otra vez a universos imaginarios y le permitía vivir una fantasía tras otra.

Luis Royo, sketch material work tableAsfixiado sin saber por qué, volvió a su ciudad, con las ansias locas de vivir en un piso alto desde donde pudiera volver a encontrar el horizonte de la infancia y alimentar de este modo su retina. Aquella nueva ventana le llenó de paz, aunque por poco tiempo. Volvieron a pasar largos años al pie de esa nueva ventana que no supo revivirle los sueños de la infancia, y siguió convirtiendo en ventanas los papeles blancos. Los sueños de papel se iban sucediendo, y pasaba cada vez más tiempo dentro de ellos que fuera. El horizonte real se hizo más borroso.

Una mañana, se asomó por la única ventana que nunca le había dicho nada en especial: el espejo del baño. Descubrió frente a él a un hombre canoso, ojeroso y casi viejo. Cogió las maletas y fue a una playa cálida y calmada de mares lejanos. Allí, mientras dibujaba unos bocetos sobre uno de sus inseparables papeles, alzó la vista y vio de nuevo el horizonte, aquél que descubrió en su séptimo cumpleaños y que había perdido tantos años atrás. Se dio cuenta de que, de nuevo, estaba frente a una ventana, una inmensa ventana de luz en uno de esos rincones irrepetibles, y vio el cielo y el mar por primera vez. Aunque lo había mirado cientos de veces antes y en diferentes lugares, nunca lo había visto. Se dejó inundar por aquella ventana inmensa, guardó sus pequeñas ventanas de papel y, por unos momentos, se dejó embriagar, confundido por ese horizonte. Sabía que ya para siempre viviría en la punzante duda de a qué ventana asomarse cada instante.

Después de este pequeño cuento que habla el otro lado de la vida de un ilustrador, es decir, de su parte más íntima, enfrentémonos ahora al difícil dilema de la utilidad, la intención, la definición, incluso del sentido de lo que llamamos ilustración. En otros libros ya he comentado que prefiero el nombre antiguo de “iluminación”, e incluso creo que se podrá entender mejor esa preferencia con la alusión anterior a las ventanas. He oído y leído cientos de opiniones sobre qué es el arte, a cientos de artistas hablar sobre ello, cientos y cientos de palabras sobre el tema, desde las más frías y calculadas hasta las más apasionadas. Apabullante.

¿Qué decir sobre este tema que tenga sentido? Yo solo puedo hablar de una pequeña ventana blanca de papel que me llama y me dice: “¿Qué quieres que te enseñe? Ábreme con tus pinceles y pigmentos y dime qué ves”. Lo cierto es que nunca me enseña lo que realmente quiero ver, pero quizás lo hace con picardía, para que tenga ganas y entusiasmo para abrir otra ventana. ¿Qué importan los conceptos y lo que llaman arte? Una ventana en blanco me espera cada mañana en el tablero de dibujo, y el niño de la ventana quedaría ciego por las lágrimas si no la encontrara cada día. Quiero decir también que es gratificante ver cómo miles de hombres y mujeres han dedicado su tiempo a convertir un espacio en blanco en otra cosa. ¡Qué búsqueda más apasionante! Las propuestas han sido infinitas, desde las más asépticas de “Pintura 135” hasta las más emocionantes de “Niño comiendo una sandía”, o las más provocadoras de “Silla eléctrica”. No puedo poner comas ni puntos, ni defender este arte o aquél, ni hablar de divisiones o aportaciones. Sólo veo miles de ventanas y algunas son maravillosas.

– Luis Royo

BIOGRAFIA CRONOLOGICA

Luis Royo, working at the studio sepia photographyLuis Royo es un artista español, nacido en Olalla (Teruel) en 1954. Ha producido pinturas para sus propios libros y exposiciones, y también su obra se encuentra en muy diversos medios de comunicación: videojuegos, juegos de rol, carátulas para CD de música, portadas de novelas, esculturas, cartas del Tarot… Conocido por sus imágenes sensuales y oscuras, casi apocalípticas, en mundos de fantasía con formas de vida mecánica.

A partir de 1972 comienza a pintar cuadros que expone en diversos foros. En 1978 inicia su andadura como dibujante de cómic. Una muestra de estos trabajos, publicados en las principales revistas del momento, aparece recopilada en los álbumes Luis Royo (Rambla, 1985) Desfase (Ikusager, 1986) Antología Luis Royo Cómics 1979-1982 Volumen 1 (Norma Editorial) y Antología Luis Royo Cómics 1981-1983 Volumen 2 (Norma Editorial).

En 1983 pasa a la ilustración, donde cosechará sus mayores éxitos. Lo hace de la mano de la agencia y editorial Norma, publicando sus obras en el mercado internacional. Entre otros países, realiza trabajos para Estados Unidos, Reino Unido, Suecia, así como portadas para libros de las más prestigiosas editoriales como Tor Book, Berkley Books, Avon, Warner Books, Batman Books y otras.

Las revistas estadounidenses recurren con frecuencia al arte de Luis Royo para ilustrar sus portadas, como Heavy Metal o National Lampoon, a las que se unen revistas europeas como Cimoc, Cómic Art, Ere Comprime, Total Metal y otras. Estos no serán sus únicos trabajos, también realiza carátulas de videos y videojuegos.

A partir de 1990 y una vez consolidado en una posición de privilegio en el mercado de la ilustración internacional, ampliará la producción de obra libre en detrimento de la obra por encargo. La mayor parte de su obra libre será adquirida por diferentes medios y publicada en sus obras recopilatorias.

En 1992 aparece su primer libro, Women, se trata de un recorrido por diferentes géneros. En España lo edita Norma Editorial, la Editorial Soleil lo publica en Francia y Ediciones Forum en Alemania. A raíz de éste recopilatorio, realiza su primera exposición de originales.

En 1993 Comic Images, saca al mercado una colección de Trading Cards con sus ilustraciones, bajo el titulo From Fantasy To Reality.

En 1994 se publica Malefic, con éste libro descubrimos a un autor, capaz no sólo de ilustrar un mundo lleno de fantasía, sino también de crear un relato, una escritura en torno al personaje que da título al libro. Este mismo año se reedita Women y en Estados Unidos la revista Penthouse, realiza un reportaje sobre sus ilustraciones.

En 1995 nuevas editoriales se interesan por la obra de Luis Royo: Ballantine, Nal, Daw, Doubleday, Harper Paperbucks, Zebra, Hasa Corporatión, Pocket Books para la serie Star Trek, Penthouse Comic o Fleer Ultra X-Men de Marvel. Son muchos los formatos en los que a partir de éste año, podemos encontrar la obra de Luis Royo, y en diferentes países incluyéndose los de Europa del Este: calendarios, pósters, camisetas, carátulas de CD, alfombrillas para ordenador, colecciones de Trading Cards con otros autores, como la de The Art Of Heavy Metal, o en solitario, su tercera colección de Trading Cards, The Best Of Royo.

En 1996, ocupa la portada del Penthouse americano y alemán, ambos le dedican un reportaje interior. A su vez se pueden ver diversos reportajes sobre su obra, en prestigiosas publicaciones, entre otras, La Stampa en Italia, Airbrush Action en Estados Unidos y Penthouse Comic en Alemania. En este mismo año recibe en Estados Unidos, el premio Silver Award, Spectrum III, the best in contemporary, Fantastic Art.

En 1996 ve la luz el tercer álbum Secrets, en el que la figura femenina y la magia es la protagonista en modo de “la Bella y la Bestia”. Una obra que fue publicada por NBM para los países de habla inglesa. En este año, sale al mercado el portafolio Warm Winds, publicado por Norma Editorial en colaboración con Heavy Metal. Y se hace una exposición de su obra en la feria Phantasie Airbrush. Frankfurt (Alemania)

En 1997, el interés de Heavy Metal por Luis Royo encuentra su reflejo en múltiples portadas y calendarios, así como en su Gallery, íntegramente dedicada al autor español. Este interés culmina con los encargos de la portada del vigésimo número de la revista y la serie de ilustraciones sobre el personaje F.A.A.K. (Julie Strain) de Kevin Eastman. Se publica el segundo portafolio III Millennium Memory. Este mismo año, Comic Images sacará al mercado dos nuevas colecciones de Trading Cards, Royo Secrets Desires (cuarta colección del autor en solitario) y Artistic Choices (conjuntamente con otros autores). Para culminar el año Women y Malefic son editados en Estados Unidos y éste último reeditado en España.

Luis Royo, paint - working table - brushesEn 1998 aparece el siguiente libro, III Millennium. En este libro, Royo renueva la paleta de colores y nos propone su particular visión sobre el final de siglo. Se publica en Estados Unidos y varios países. Y expone en la Galería Norma. Barcelona En este año, se presenta la colección de cartas del tarot, The Black Tarot (en la que el autor desarrolla nuevas imágenes y una versión personal del simbolismo de las cartas). Realiza el calendario para Heavy Metal y la quinta colección de Trading Cards, bajo el titulo III Millennium. Un año en el que el autor, refleja una evolución clara hacia una ilustración más atrevida y mucho más intima.

En 1999 y coincidiendo con el Salón del Cómic de Barcelona, se presenta un nuevo álbum, Dreams, un recopilatorio de todas las ilustraciones realizadas por encargo en los diez años anteriores. Y publicado en varios idiomas. Destaca en éste álbum la versatilidad del autor para adaptarse a diferentes temáticas y estilos. Y expone en el Salón del Cómic, Viñetas desde ó Atlántico. A Coruña Un nuevo giro es el que nos propone el autor a finales de este año, más atrevido y sincero que nunca con la publicación del primer volumen de Prohibited Book, que sorprende con una temática erótica en la que el mito de la Bella y la Bestia, se convierte en autentico protagonista. Un libro publicado en formato de lujo (tamaño comic book). En 2000 se edita el tercer portafolio Tattoos, junto con otras publicaciones, pósters, calendarios, etc. En éste año, recibe el premio Millennium en el 7º Salone del Fumetto Cartoo Mics. Milano (Italia). A la vez que hacen una exposición de su obra.

En 2001 se publica Evolution, en éste álbum se combina trabajos mas personales con otros realizados por encargo. En el álbum aparece el estudio del personaje Malefic. Sale al mercado Prohibited II, dando continuidad y tema al primer volumen. Heraclio Fournier edita unas cartas de póquer con sus ilustraciones. Y se hace una exposición de su obra en La Massana Cómic. Andorra.

En 2002 se publica, Conceptions I, un libro que recopila el proceso y el estudio de las ilustraciones, alternativas que Royo analiza antes de realizar la obra definitiva. Una colección de bocetos y dibujos a lápiz. Publicación del cuarto portafolio Chains. Este año, Luis Royo expone su obra y recibe el Premio de Fantasía El Peregrino en CTPAHHNK, San Petersburgo (Rusia).

2003 publicación de Visions, álbum en el que también compagina el trabajo de encargo con el personal, como en trabajos anteriores editado en varios idiomas. Publicación del quinto portafolio Prohibited Sex. Segunda edición con nuevo formato del portafolio III Millennium Memory. Publicación de Prohibited 3, con este álbum cierra el ciclo de Prohibited Book. A finales de éste año se publica el segundo álbum Conceptions II, presentando bocetos y dibujos previos acompañados de textos.

En 2004 publicación de Fantastic Art, será el recopilatorio mas importante. Recoge la más completa colección de ilustraciones del autor. Publicado en dos formatos, la edición limitada de lujo es una buena muestra de la importancia de éste recopilatorio. Sale al mercado el álbum con cofre incluido Prohibited Sketchbook, en este volumen, se muestra la sensualidad y el deseo, exento de color de los Prohibited Book, en sus estados iniciales. A su vez DarkHorse saca al mercado la primera figura. Se publica Anthologie Luis Royo Cómic, en este volumen se recoge las historietas creadas por el autor desde 1979-1982. Compaginándolo con otros trabajos, dedica cuatro años a The Labyrinth Tarot, una de sus obras más personales. Una baraja del tarot en la que todas las imágenes mantienen escrupulosamente su simbología hermética. Aparece en dos formatos, una exclusiva baraja y un libro con el mismo título, que incluye todas las ilustraciones con los textos explicativos, escritos por el propio autor sobre el significado oculto de cada carta y su poder de interpretación.

En 2005 llega Conceptions III, la tercera parte de su colección de bocetos con cofre incluido. Una nueva edición de III Millennium, y edición en japonés. Publicación del sexto portafolio Tattoo Piercing. Se publica el álbum Subversive Beauty, un título lleno de imágenes impregnadas de sensualidad y provocación, que caminan hacia la búsqueda de la belleza personal e individualista en desafío a lo establecido, y que se ayuda en el adorno corporal de piercing y tatuajes. Con una edición de lujo en la que por primera vez se incluye además de una lámina ilustrada, un original firmado.

En 2006, coincidiendo con el 24º Salón del Cómic de Barcelona, Luis Royo es homenajeado con una exposición. A su vez se presenta dos libros, Dark Labyrinth y la otra novedad, el inicio de una trilogía Wild Sketches 1, una colección de bocetos en pequeño formato, habitual en la edición de los manga. Se publica el segundo volumen Wild Sketches 2. Este mismo año aparece el segundo álbum de Anthologie Luis Royo Cómic. En este año, recibe el premio de fantasía Unicornio, VII Semana Internacional de Cine Fantástico y de Terror (Málaga). La empresa toledana Marto, saca al mercado La Espada “La Elfa Negra”, basándose en la portada del libro Fantastic Art.

En 2007 realiza una ambiciosa obra en Moscú junto a Romulo Royo. El trabajo de un fresco en una cúpula de 24 metros de diámetro, dónde más de 40 figuras femeninas de tamaño natural juegan con la arquitectura y las fugas imposibles para recoger las temáticas clásicas del erotismo. De ahí, saldrá una nueva publicación, Dome. Este año expone en Art Fantastic. Seattle (EE.UU.) y Galeria Strychnin. N.Y (EE.UU.)

Luis Royo, casual photography at homeEn 2008 Luis Royo cierra la trilogía de recopilación de bocetos con Wild Sketches 3.

En 2009 se publica el álbum Dead Moon, una historia violenta y romántica que lleva al Apocalipsis, un cuento con sabor oriental en un mundo gótico y trágico. Publicación del séptimo portafolio Dead Moon. Y se hace una exposición con originales del libro Dead Moon en el Salón del Manga en Barcelona. A finales de este año se publica Malefic New Remastered, es uno de los libros más carismáticos de Luis Royo, una nueva edición revisada por el autor y ampliada con nuevas imágenes y bocetos.

En 2010 sale Dead Moon Epilogue, el complemento al primer libro, en las que se profundiza sobre el pasado de Luna y Marte y sus familias. La leyenda de cómo se formó Louyang y como se instalaron las familias You y Chang en ella. Este libro incluye un CD con el proceso de los dos libros y un desplegable con El juego del destino. Publicación del octavo portafolio Dead Moon Epilogue. Y la edición de una baraja del I Ching con ilustraciones de Dead Moon. Y exposición en el Salón del Manga de Madrid, con originales del libro Dead Moon y Dead Moon Epilogue. Y otra itinerante en Fnac. Yamato lanza al mercado una colección de figuras basándose en ilustraciones de Luis Royo. Publicación del portafolio art Demons, Luis Royo & Romulo Royo. Edición de lujo con tirada limitada. A finales de este año se publica Prohibited Book New Remastered, nueva edición que recopila los tres volúmenes de la serie Prohibited Book, y Prohibited Sketchbook. Edición revisada por el autor y ampliada con nuevas imágenes y bocetos.

En 2011, se publica El Paso del Tiempo, un volumen que recoge historias de cómics realizadas por Luis Royo en los años 1982-1983 con guión de Antonio Altarriba. En 2011, comienza con Romulo Royo el proyecto internacional multimedia Malefic Time. Sumándose a él diferentes creativos.

BIBLIOGRAFÍA
OTRAS OBRAS PUBLICADAS

MALEFIC TIME: 110 KATANAS Edición cartoné
MALEFIC TIME: APOCALYPSE Edición cartoné
PROHIBITED BOOK New Remastered Edition
DEAD MOON EPILOGUE Edición cartoné
DEAD MOON Luis Royo con la colaboración de Romulo Royo
MALEFIC New Remastered Edition
DOME Luis Royo & Romulo Royo
DARK LABYRINTH Edición cartoné
SUBVERSIVE BEAUTY Edición en rústica y cartoné/Edición de lujo limitada
THE LABYRINTH TAROT Edición cartoné / Edición de lujo limitada
FANTASTIC ART Edición cartoné / Edición de lujo
WILD SKETCHES Volumen 1 / Volumen 2 / Volumen 3
CONCEPTIONS Volumen 1 / Volumen 2 / Volumen 3
PROHIBITED BOOKS Volumen 1 / Volumen 2 / Volumen 3/ Sketchbook
VISIONS Edición en rústica y cartoné
EVOLUTION Edición en rústica y cartoné
DREAMS Edición en rústica y cartoné
III MILLENIUM Edición en rústica y cartoné
SECRETS Edición en rústica y cartoné
WOMEN Edición en rústica y cartoné

Licencia de Creative CommonsLas Biografías de Luis Royo (solo texto) por www.luisroyo.com están bajo licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.